23/11/2017 02:39

Municipio de Maldonado


Alcaldesa Dina Fernández Chavez



Parques y Paseos


 

  Avistamiento de Ballenas

En los meses comprendidos entre agosto y noviembre llegan a las costas de Maldonado provenientes de las aguas antárticas un elevado número de ballenas Franca Austral para realizar apareamiento, amamantamiento de sus criás y enseñanza de supervivencia de sus ballenatos en nuestras aguas las cuales son mas cálidas.

Características de la especie: el cuerpo es normalmente de color gris oscuro y el vientre tiene manchas blancas, posee una cabeza grande se estima que 1/3 del largo de su cuerpo con callosidades, no tienen aletas dorsales y las aletas pectorales son anchas y cortas.

Las hembras pueden llegar a medir 16 metros de largo y los machos llegan hasta los 13 metros. El peso varía de 50 a 60 toneladas. El avistamiento de ballenas se puede hacer desde las plataformas instaladas en Punta Ballena, Piedras del Chileno y desde la Playa Mansa.

Existen registros que desde el siglo XVIII estas ballenas eran cazadas en las costas atlánticas y llevadas a la isla Gorriti donde se procesaba y derretía la grasa.
El mar territorial uruguayo fue declarado como "Santuario de Ballenas y Delfines" el 13 de setiembre de 2013 con la Ley 19.128. El documento legal prohíbe la persecución, caza, pesca, apropiación o sometimiento al proceso de transformación, de cualquier especie de los referidos cetáceos. También su transporte y desembarque, a excepción de los casos de interés científico y sanitario


  Parque Alicia

Construido sobre la base de una idea de la Maestra Blanca Larrosa Torres, ha sido remodelado por el Municipio de Maldonado, recreando allá los primeros juegos inclusivos para permitir el acceso de grandes y chicos con discapacidad.

El predio del mismo fue cedido a la Intendencia Departamental de Maldonado en el año 1940.


  Arboretum Lussich

En el año 1755 llegó a nuestro país un grupo de inmigrantes, lo que por orden del gobernado Javier de Viana, debían ocupar las tierras de la zona conocida como "La Ballena".

En 1868 las tierras pasaron al Gral. F. Acosta, quien las denunció con el fin de forestarlas. El 5 de octubre de 1896, son compradas por Antonio Lussich, quien las había visto por primera vez pocos días antes, a raíz de una excursión que realizará a Punta del Este con Samuel Blixen, Arturo Brizuela y otros notables de la época. El territorio adquirido fue de 1.800 hectáreas, que se extendían desde el arroyo El Potrero a la Sierra de la Ballena y del Río de la Plata a la Laguna del Sauce, con un paisaje muy diferente al que hoy conocemos, ya que en aquel entonces era un paisaje, conformado por piedra, arena y bañados.

Al año siguiente comenzaron los trabajos de forestación, donde su impulsor, Don Antonio, tuvo que enfrentar y resolver tres obstáculos límites, para toda plantación con destino de Colección

Botánica: clima (vientos huracanados cargados de salitre), suelos (infértiles o anegados), topografía (quebrada con desniveles abruptos) topografía (quebrada con desniveles abruptos). Su obra titánica lo lleva a ser el gran introductor de especies arbóreas traídas de los cinco Continente, constituyendo actualmente un lugar privilegiado, para su estudio "ex-situ".

Próximo a la Casona que fuera su residencia, construida ésta de los viejos muros de una casa antigua, situada frente a un recodo del Camino Real, construyó sombráculos donde observaba el comportamiento de las plantas y pajareras, para aclimatación y reproducción de la selecta avifauna que acompaño la introducción de árboles.

La parte Este de la Sierra, al abrigo de los vientos del sur oeste, llamada, "Quinta Nueva" fue la elegida para la prepración de almácigos y vivero.

Una vez obtenidas las plántulas y ya en cierto desarrollo, eran llevadas por millares al otro lado de la sierra, al oeste y al sur, las zonas más inclementes. Los primeros en ser plantados fueron Tamariz, Acaria trinervis, Pinos marítimos, Eucalyptus, construyendo así la primer barrera protectora, que permitió crear un Ecosistema, para que prosperaran especies provenientes de los más diversos hábitat. La forestación continuó durante 30 años, siendo el asombro de Botánicos y Paisajistas de varias partes del mundo y recibiendo elogios de cuanto personaje visitaba este lugar.

En diciembre de 1979, 182 hectáreas pasan a manos de la Intendencia de Maldonado, que luego de ser reacondicionadas son abiertas al público. En el año 1991 la Administración Municipal compra la llamada por Antonio Lussich "Quinta Nueva", llegando actualmente, todo el Arboretum a una superficie de 192 hectáreas. Según un relevamiento realizado por la Facultad de Agronomía, el Arboretum cuenta hoy con 400 especies exóticas y 80 autóctonas.

Se realizan permanentemente tareas silvícolas (manejo del sotobosque, control de especies dominantes, reforestación), recolección de semillas (para siembre en Vivero propio y canje), reproducción de especies y control fitosanitario.

Actualemte es visitado por miles de turistas de todo el mundo, por escuelas, liceos y centros de estudios de botánica, paisajismo, silvicultura, turismo, comunicación, etc.

Horario de Verano Desde el 15 de Diciembre hasta finalizar Semana de Turismo de 08:00 a 20:00 horas, todos los días.

Visitas guiadas a las 11:00, 14:00 y 17:00 horas.

Horario de Invierno De 08:00 a 18:00 horas.

Dirección: Sierra de la Ballena, Camino Lussich a 300 metros de la Ruta 93 Maldonado


  Parque La Loma

El parque La Loma se encuentra ubicado en las calles Roosevelt, Joaquín de Viana y Honduras, ocupa un área de 15.200 metros cuadrados. Cuenta con amplias áreas de césped y distintos tipos de especies vegetales, un circuito de juegos para niños, lugar para ferias itinerantes y un skatepark.

Tiene también iluminación, depósito de residuos, bebederos, señalización incorporada en luminarias, bancos y mesas de hormigón. Posee zonas de sombra con pérgolas, senderos, conectividad y accesibilidad a través de pavimentos peatonales y ensanches de adoquines. Cuenta además con servicio de seguridad y dos kioscos de venta de alimentos.

Fue inaugurado el sábado 25 de mayo de 2013 y la obra insumió una inversión de 20 millones de pesos.


  La Cañada de la Aguada

Con el nombre de cañada de "La Aguada" es conocida esta pequeña corriente de agua que, luego de un serpenteante recorrido, desemboca en la playa Las Delicias. En el pasado, también ha recibido la denominación de cañada o arroyito de "La Tubera", aludiendo a la explotación de turba que se desarrolló en sus riberas desde fines del siglo XIX y hasta las primeras décadas del siglo XX.

La denominación de la cañada tiene un origen muy antiguo y se vincula directamente al aprovisionamiento de agua dulce que realizaban los barcos que surcaban la bahía y el Río de la Plata, los cuales se detenían a "hacer aguada". Dicha operación consistía en trasladar en bote hasta la costa las barricas o toneles de madera y hacerlos rodar por la orilla hasta alcanzar la fuente abastecedora del agua. No eran muchos los lugares cercanos a la costa que, como La Aguada de la playa Las Delicias, permitían sin mayor

esfuerzo la obtención de agua dulce y pura que se filtraba a través de los médanos. Debe tenerse especialmente en cuenta el riesgo que representaba la falta de agua potable y el escorbuto, que frecuentemente aparecía a bordo durante las largas travesías ultramarinas.

Las primeras cartas náuticas del Río de la Plata y costa de la Banda Oriental señalaron la existencia de la cañada de La Aguada siendo frecuente la detención de navíos para "hacer aguada". En 1673 el capitán Juan Miguel de Arpide dejó asentado que halló una aguada en una quebrada existente en tierra firme al noroeste con referencia a la Isla Gorriti, no siendo otra que la cañada de La Aguada sobre la playa de Las Delicias.

Cuando el Gobernador de Montevideo don José Joaquín de Viana se dirigió, en 1754, al Ministro don Julián de Arriaga respecto de la necesidad de fundar Maldonado se refirió a la conveniencia de hacer alguna fortificación en el punto para impedir que los enemigos de la Corona tuvieran acceso al puerto, aguadas y leña.

Recién en 1764, por orden del Gobernador de Buenos Aires don Pedro de Cevallos, se construyó una batería al oeste de la Cañada, construcción militar que debía operar con otras de similares características levantadas en la costa e Isla Gorriti. El objeto de las baterías era la defensa de la bahía y evitar que ésta pasara a manos de las potencias enemigas. En 1766, en un informe elevado por el Comandante de Maldonado Teniente Coronel Lucas Infante se estableció que la batería de La Aguada- que con este nombre era frecuentemente denominada en lugar del propio- estaba compuesta por seis cañones y "... está hecha con el fin de impedir que ninguno que no sea amigo nuestro pueda francamente tomar agua; con ella se logra al mismo tiempo que cualquier navío que quiera anclarse en esta bahía lo ha de incomodar a todas horas muy mucho sin que en ella haya temor del más leve descalabro, y los enemigos tendrían que padecer muy mucho...".

En el entorno de la cañada de "La Aguada" se estableció el primer puerto con el que contó Maldonado.

Dirección: Parada 24. Las Delicias, Maldonado


  El Parque Burnett

El inglés Henry William Burnett se radicó en Maldonado hacia 1869. Ese mismo año se casó con la fernandina Carmen Rodríguez Fernández, con quien tuvo cinco hijos. Burnett desempeñó el cargo de Sub Agente de la compañía de seguros inglesa Lloyd's durante más de cincuenta años, tarea que lo llevó a recorrer permanentemente las costas de Rocha, Canelones y Maldonado, y a socorrer las naves siniestradas en accidentes marítimos. También se desempeñó como Vice-Cónsul británico en Maldonado. Pero la labor por la que mejor se lo recuerda en Maldonado es la de forestador. En 1873 don Enrique -como se lo reconocía entre los vecinos de Maldonado- comenzó a construir su casa, que aún se conserva y actualmente alberga el Museo de Arte Americano. La misma estaba ubicada en las afueras de la ciudad, sobre el camino a Punta del Este (actual calle Dodera). Para entonces la ciudad de Maldonado era frecuentemente invadida por

las arenas provenientes de la costa, tal es así que diariamente había que retirar la arena depositada por el viento en patios y arenas.

Burnett que era una persona inteligente y observadora trazó un plan que lo llevó a plantar cientos de árboles para detener el avance de las arenas. Fue así que hacia 1880 comenzó sistemáticamente las primeras plantaciones, en un principio de eucaliptus, pero luego, esa especie fue suplantada por el pino marítimo por ser más apropiada.

En 1891 adquirió un almácigo de pinos de la Empresa de Pesquería de Punta del Este, que ésta poseía en la isla Gorriti; y comenzó a plantarlos en su propiedad y terrenos aledaños. Los trabajos de forestación no resultaron sencillos, los incipientes árboles se secaban o los tapaban las arenas, los médanos no constituían tierra fértil para la siembra. Muchas veces también debió enfrentar la indiferencia generalizada de sus vecinos. Pero, fiel a su espíritu tenaz y emprendedor don Enrique no se dio por vencido y continuó plantando durante años. Su labor se vio recompensada cuando logró dominar los médanos y los pinos empezaron a ganar altura. Plantó en una superficie aproximada a las 192 hectáreas, formando un denso y perfumado bosque de pinos y eucaliptos en las inmediaciones de Maldonado.

La labor no fue sencilla como dijimos, pero veamos como se expresaba el propio Burnett en una solicitud a la Junta Económico-Administrativa efectuada en 1899: " ... soy poseedor de un terreno en el Ejido Sud de esta ciudad, cuyo terreno por su calidad de ser médanos de arena movediza era casi sin valor, y que con mucho trabajo personal, constancia y gastos de dinero, he convertido en un Monte de Pinos Marítimos y Eucaliptos, afirmando el terreno y sujetando el avance de los médanos en esta parte del Ejido, demostrando prácticamente la utilidad de estos árboles para sujetar las arenas..."

Hacia 1909 don Enrique llevaba plantados 30.000 pinos y varios miles de eucaliptos. En 1910 el Estado reconoció su labor como forestador y le confirió una medalla de oro con la leyenda "Por estímulo a la Arboricultura, República Oriental del Uruguay, 1910. Ministerio de Industrias, Trabajo y Comunicaciones."

En 1922 la Asamblea Representativa de Maldonado le entregó una medalla que lo distinguía con la Orden de los Caballeros Cruzados del Árbol, con la siguiente inscripción: "Asamblea Representativa de Maldonado. A Enrique G. Burnett en premio a su intensa laboren pro del Árbol. 1922."

Luego de varios años de tenaz labor, don Enrique comenzó también a obtener ganancias por la venta de la madera de sus árboles(así por ejemplo en 1914 le pagaban a razón de $ 7.50 la tonelada en pie).

A partir de los primeros años del siglo XX los fernandinos adoptaron el formidable bosque de pinos y de eucaliptos plantado por don Enrique como propio. Burnett- ahora sí, casi sin esfuerzo- formó el parque Burnett a los fondos de su casa. Donde hoy se encuentra la Terminal de Ómnibus de Maldonado, y sus zonas aledañas (llegaba hasta el mar), existió un hermoso parque, que contaba hasta con un lagunón artificial en el que se paseaba en bote (según la tradición oral estaba ubicado donde hoy existen las viviendas de Covidemm). Hasta entrada la década del ?70 una inscripción en mármol así lo anunciaba "Parque burnett" (actualmente la plaqueta en cuestión se encuentra en el Museo Mazzoni). Muchos fernandinos recuerdan con añoranza los "picnics" realizados a la sombra de los frondosos pinos. Entre ellos la Sra. Avelina Núñez de Menafra quien en la década del '30 disfrutó del ambiente del parque junto a sus amigas y familiares.

Don Enrique Burnett, el creador del fantástico bosque que caracteriza la zona, falleció en Maldonado el 6 de agosto de 1927, luego de ver felizmente concretada su obra.

Direccón: Camino a La Laguna Parada 32, Pinares, Maldonado


  Parque Indígena

El Parque Indígena fue formado en las décadas de 1920 - 1930 a iniciativa del Consejal Don Manuel D. Larrosa, a orillas del Arroyo Maldonado. En el mismo se albergan ejemplares de la flora autóctona del país, como coronillas, espinillos, transparentes y timbos entre otros.

Cuenta con un mirador de Aves.

Además tiene quinchos y parrilleros.

Dirección: Avda. Aparicio Saravia, Maldonado - Uruguay


  Parque Mancebo

El Parque Mancebo es uno de los más antiguos de Maldonado. Heredero de la fabulosa forestación que llevó a cabo en 1909 el Coronel Francisco Mancebo que dió origen al nacimiento del Barrio Pinares, el parque cuenta con especies de eucaliptus y pinos. Se encuentra sobre Camino a la Laguna Parada 31, Pinares, Maldonado. El parque cuenta con una serie de servicios para el visitante que incluye: quinchos, parrilleros,mesas y baños etc.


Subir

Atención a la Comunidad Tel.: 4222 3333*, Fax: 4222 2053
Intendencia de Maldonado Edificio Comunal, Acuña de Figueroa y Burnett | info@maldonado.gub.uy
Desarrollado por la Dirección de Comunicaciones | Software Libre