Código: 12

Categoría: Planta Exótica

Nombre Científico: Acacia melanoxylon

Nombre Vulgar: Acacia negra

      

Es una especie nativa del este de Australia. Conocida en aquel país como "madera negra de Tasmania", (en inglés, 'Tasmanian blackwood'). Los aboríges la llaman mudgerabah.

Árbol de entre 8 y 15 m de altura, sin espinas, de corteza agrietada y color bastante oscura, como hace referencia el nombre (melanoxylon, madera de color negro). Las ramas son angulosas y pubescentes.

Las hojas, que carecen de estípulas, son en las plantas jóvenes bipinnadas, mientras que en las adultas están reducidas, desapareciendo completamente el limbo y ensanchándose el peciolo, formando una estructura llamada filodio. Estos filodios miden 6 – 14 x 1.2 – 3 cm, son elíptico – lanceolados, oblanceolados o subfalciformes, de ápice obtuso o subagudo y que se atenúa en un peciolo; tiene 3 – 5 nervios paralelos, bien visibles, coriáceos y con una glándula encima de la base.

Las flores, amarillas, se reúnen en inflorescencias a modo de glomérulos, de forma globosa, de 10 a 12 mm de diámetro y portando cada uno entre 30 y 50 flores. Sus flores son actinomorfas, pentámeras, de color amarillo; el cáliz, de hasta 1.25 mm, es obcónico, glabro, con 5 lóbulos cortos semicirculares y ciliados; la corola, de 1.75 mm, es tubulosa, glabra, con un tubo más o menos cilíndrico y otros 5 lóbulos pero triangulares. Los estambres son numerosos, libres, miden hasta 4 mm y sobrepasan bastante la corola.

El fruto es la legumbre elipsoidal de entre 4 y 12 cm, recurvada y comprimida entre las semillas. Las semillas son negruzcas, elipsoidales, con un funículo largo plegado que da varias vueltas a la semilla. Se ha cultivado como ornamental o forestal para asentar suelos, como dunas, pero se naturaleza y muestra comportamiento invasor especialmente tras los incendios. Vive en suelos húmedos pero especialmente en aquellos en los que haya un buen drenaje, bastante materia orgánica que aporten humedad y sean ácidos, desarrollados sobre sustratos silíceos.

Se reproduce por semillas, las cuales tienen una gruesa cubierta que las aísla del exterior durante mucho tiempo sin perder su capacidad germinativa, y son procesos agresivos los que las hacer germinar; es capaz también de rebrotar de cepa. Atendiendo a estos dos factores, es tras los incendios forestales cuando la “acacia de madera negra” muestra un crecimiento más prolífico. En algunos países sus semillas son dispersadas por los pájaros.

Enlace de interés:
www.asturnatura.com


Ubicación: